sábado, 31 de enero de 2015

La Vida bajo los hielos antárticos


El común de la gente suele tener la idea de que la Antártica es un lugar hostil a la vida y que pocas criaturas pueden habitarla, que es un desierto de hielo casi sin vida. Lo cierto es que las condiciones son duras para la mayoría de los animales o plantas, pero en ciertos lugares o épocas del año rebosa la vida en verdaderos espectáculos naturales, con animales e historias naturales que impresionan a quien sepa de ellas.
Les hablaré de la vida bajo los hielos antárticos, un paraje poco explorado con formas de vida especializada a las bajas temperaturas. Bajas sin duda, pues los peces deben tener sustancias antigongelantes en su sangre para poder medrar en este entorno. Dichas sustancias pueden ser proteínas que encapsulan los cristales de hielo a medida que se forman, impidiendo que se expandan.

Chaenocephalus aceratus (foto sacada del siguiente link: http://www.arkive.org/blackfin-icefish/chaenocephalus-aceratus/image-G125826.html)

 El pez hielo austral o draco antártico (Chaenocephalus aceratus) incluso no posee hemoglobina, pues las aguas frías de su hábitat están bien oxigenadas y tiene respiración cutánea y un gran volumen de sangre. El oxígeno se transporta a través de esta al verse disuelto, en vez de acarreado por la hemoglobina de los glóbulos rojos. Como consecuencia de esto, el pez hielo austral tiene la sangre transparente.
Es también uno de los peces mas grandes del fondo marino antártico, y depreda peces mas pequeños y camarones.

Por su parte, los mamíferos también entran en escena: las focas de Weddel pasan todo el tiempo sobre y bajo los hielos antárticos y, a diferencia de otros mamíferos como los cetáceos, no migran hacia zonas mas septentrionales en invierno, si no que se quedan en sus territorios helados. En invierno el frío congela la superficie del mar y las focas deben recurrir a respiraderos, que son agujeros en la corteza de hielo, para poder salir a dar un respiro. Pero mantenerlos abiertos deben roer sus bordes constantemente con sus dientes pero, a diferencia de los roedores, el crecimiento de estos no es continuo y con el paso de los años terminan desdentadas y hambrientas.

Izq: foca de Wedell macho patrullando el mar y emitiendo chasquidos para desafiar a otros machos; Der: un macho aleja al anterior de su respiradero (imágenes sacadas del documental "Frozen Planet" de la BBC.

A medida que se acerca la primavera los machos empiezan a competir por los mejores respiraderos y se desafían continuamente llamándose con chasquidos que resuenan bajo el agua.
Cuando, ocasionalmente, una de estas focas muere, o cualquier otro animal grande, y cae al fondo, se toca la campana para que los miles de invertebrados carroñeros y predadores acudan al festín. Como las oportunidades así se dan muy espaciadas en el tempo acude una gran multitud de seres, de todas formas, tamaños y categoría taxonómica: estrellas de mar, crustáceos, erizos de mar y los primitivos gusanos nemertinos. Aunque el aporte de las Focas de Weddell a estos organismos no se reduce a ser una fuente de alimento. Los respiraderos que hacen estos pinnípedos hacen las veces de tragaluz, permitiendo un mayor aporte de nutrientes y luz.

Clip del documental "Life", del capítulo "Creatures of the deep" de la BBC.

Los invertebrados que aquí habitan pueden alcanzar tamaños y edades poco comunes entre los de su tipo, llegando algunos a vivir mas de 100 años. Incluso algunas esponjas de mar llegan a ser tan grandes que un ser humano cabría adentro ¡y alcanzar edades de mas de 1000 años! Una posible causa de ello es que las condiciones de vida son tan duras que demoran un tiempo considerable para los de su tipo en alcanzar la edad reproductiva o la estabilidad de su ambiente pues la temperatura de las heladas aguas bajo los hielos antárticos no ha variado mucho en los últimos 25 millones de años.
 Por si fuera poco, ocurre un fenómeno que representa un peligro mortal para ellos: en ocasiones se forman estalactitas desde la superficie de hielo, producto de la congelación del agua de mar alrededor de masas de agua mas saladas que las circundantes. Estas estalactitas tocan el fondo marino y crean alfombras de hielo que atrapan y matan a las lentas criaturas que allí viven:

Foto sacada del siguiente link: http://www.bbc.co.uk/nature/15835017

Este fenómeno ocurre cuándo el agua de mar se congela, ya que expulsa la sal. Las masas de agua mas saladas descienden (y se rodean de hielo) lo que fuerza a las aguas del fondo, cargadas de nutrientes, a ascender. Esto  significa un aporte de nutrientes a la columna de agua y a su vez significa una proliferación en las masas de plancton.
El plancton es la biota pelágica del agua y lo integran algas unicelulares (fitoplancton), pequeños invertebrados y las fases larvales de crustáceos o peces, etc (zooplancton).
Con todo esto el Océano antártico es uno de los mas ricos del mundo.

Durante la primavera ocurre el florecimiento de algas unicelulares que sustentan al krill antartico (Euphasia superba) y que viven bajo la capa de hielo que cubre la superficie del mar. En respuesta, el krill aumenta su número hasta formar enormes bancos que atraen a toda una gama de animales migrantes y residentes que acuden al banquete estacional. Una hembra de krill antártico puede poner hasta 8 mil huevos cada una y sus larvas se esconden también bajo los hielos antárticos.
Con esta abundancia de alimento, el nécton, que son los organismos marinos que pueden nadar por sobre el lecho marino aunque sea una corta distancia, también florece y tanto los animales residentes como los migrantes acuden al festín.


El krill antártico forma parte del zoopláncton (fotos sacadas de www.wikipedia.org)

Entre los residentes, los pinnípedos como la foca cangrejera (Lobodon carcinophagus) o la foca leopardo (Hydrurga leptonyx) se ven beneficiados:. la primera, a pesar de su nombre, es una decidida comedora de krill y los atrapa y filtra con su boca con la ayuda de unos dientes especializados; la foca leopardo por su parte es conocida por ser un predador de temer que en ocasiones incluso intenta atacar buzos, pero la mitad de su dieta consiste en este crustáceo.

Der: focas cangrejeras; Izq: foca leopardo (fotos sacadas de www.wikipedia.org)

La enorme cantidad de alimento disponible sustenta enormes bancos de peces que a su vez atraen a los más grandes nómadas del mar: las ballenas. Varias especies de estos cetáceos acuden a la comilona, incluyendo a la ballena azúl (Balaenoptera musculus), el animal mas grande que haya existido, y la ballena franca austral (Eubalaena glacialis) que se encuentra en peligro de extinción por la caza indiscriminada de la cuál fue víctima en tiempos pasados.

Así, no solo las formas de vida exclusiva del fondo marino antártico se beneficia de la capa de hielo superficial, si no que, indirectamente, una enorme concentración de animales de todo tipo se benefician con el banquete de krill y pescado en uno de los mares mas ricos del mundo.
Pero este mar se encuentra amenazado: el calentamiento global ha causado el derretimiento de enormes masas de hielo. Estos hielos, con su color blanco, reflejan parte de la luz solar que llega en ellos, disminuyendo su acción calorífica. Al derretirse estos hielos forman parte del oscuro mar antártico que retiene el calor aportado por los rayos del Sol, en un circulo vicioso que acelera el calentamiento y derretimiento de las masas de hielo de Antártida. Si este proceso continua, no solo destruirá el hábitat de los seres vives que de ello dependen, si no que dejara sin sustento a una gran cantidad de animales errantes que llegan a estas tierras a alimentarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada