lunes, 28 de noviembre de 2016

Los hilanderos de seda

Extracto del episodio 1 de The Hunt, de la BBC

La seda es una fibra natural compuesta de proteínas, con una versatilidad de usos y formas que ha aprovechado incluso el ser humano para la confección de tejidos de gran calidad. El origen de la seda no parece tan noble a la vista del común de la gente: los bichos. Insectos y arañas usan la seda con diferentes propósitos, algunos de ellos fascinantes, y es que la seda es sumamente elástica, mas resistente que el acero (a escala) y en esta entrada los conocerán. 

La seda ha sido usada desde hace millones de años por los insectos en su ciclo vital: cuando las cuncunas han crecido lo suficiente y están listas para convertirse en mariposas o polillas, buscan un lugar adecuado para hacer su metamorfósis: puede ser una oquedad o colgadas de una rama. Hacen su crisálida y algunas especies además se recubren de seda como protección adicional. Las cuncunas de la mariposa cuatro ojos (Polythysana sp.), por ejemplo, construyen una estructura bien llamativa que le brinda protección y amortiguamiento frente a golpecitos. Esto es muy importante para esta especie ya que pasa en este estado alrededor de 5 meses. Curiosamente si uno le da golpecitos a su pupa, ésta te los devuelve.

Izq: pupa; Der: macho adulto de mariposa cuatro ojos (fotos sacada del siguiente link: https://www.veoverde.com/2010/12/el-hombre-que-adopto-una-mariposa/ y Bernardo Segura respectivamente).

Algunas especies aprovechan las propiedades de la seda antes de hacer la metamorfósis. Al ser una presa muy vulnerable frente a la depredación por aves o al parasitoidismo de avispas que las paralizan para alimentar a sus propias crías, algunas cuncunas se construyen refugios uniendo las hojas de las que se alimentan. Esto hace que las aves no puedan verla y que las avispas, en el caso de que las detecten, tengan una barrera que les impida acceder a la cuncuna. Gracias a las propiedades elásticas pero resistentes de la seda, el vaivén de las ramas por el viento no rompe su refugio. Les dejo un video tomado en el bosque Panul, un bosque esclerófilo en la precordillera santiaguina. Vi un manchón de seda con puntos negros que me llamó la atención, luego recordé la estrategia mencionada que usan algunas cuncunas. Los puntos negros son los excrementos del insecto. Al fijarme bien en el árbol donde se encontraba, un litre (Lithraea caustica), noté que estaba lleno y en un momento encontré una a contraluz con la larva adentro reforzando las paredes de su hogar:

Video de Juan Pablo Salgado.

Larvas de avispa parásitoide emergen de su cuncuna hospedera, listas para hacer su metamorfosis, refugiadas entre hilos de seda como puede verse en la foto (foto de Pablo Moreno Vallejos).

Las mariposas y polillas pertenecen al Orden Lepidóptera, que es pariente del Orden Trichoptera cuyas larvas también usan la seda para construir sus hogares. Las hembras de estos insectos depositan sus huevos en cuerpos de agua dulce como esteros o lagos y al nacer las larvas se elaboran una funda a base de ramitas, hojas muertas e incluso granos de arena y guijarros que unen y dan forma por medio de hilos de seda que emanan de su labio, que es una estructura de su boca. Las distintas Familias y Géneros tienen preferencia por distintos materiales y sus diseños suelen ser también específicos. Esto les da la ventaja del camuflaje a la vez que, cuándo son detectados por algún predador o si un ser humano los toma, se esconden en su funda. Gracias a las propiedades resistentes de la seda, su hogar no es destruido por las fuertes corrientes del agua, a la vez que su elasticidad la estabiliza en el caso de las especies que prefieren usar guijarros.
En otros países estos insectos son criados en cautiverio y se les deja a disposición solo materiales preciosos como oro y piedras preciosas para construir sus fundas, de modo que pasan de ser bichos a orfebres. Cuando las larvas se vuelven adultas dejan abandonado su hogar, el cuál constituye una pieza de joyería lista para la venta.

Las dos proyecciones que salen del extremo derecho no son antenas si no ramitas. Cerca del otro extremo pueden verse las patas de esta larva de Trichoptera (foto de Bernardo Segura).

Las crisopas hembra colocan sus huevos colgando de un hilo de seda ya que de esa manera no son detectados por predadores que caminen por las ramas y hojas, como las hormigas (foto sacada del siguiente link: http://www.todoplagas.com/blog/crisopa-verde/).

Sin duda los amos y señores en cuanto a la seda refiere son las arañas. Estos animales usan la seda no solo para cazar, si no también en la reproducción, como protección, etc. Para ello las arañas son capaces de elaborar distintos tipos de seda, recubrirlas de diferentes sustancias y construir telas de distinto diseño acorde al estilo de vida de cada especie.

El tipo de trampa mas antiguo es el de las arañas que hacen tubos de seda en oquedades. La entrada de su hogar tiene proyecciones de seda que, al ser tocados por un insecto u otra posible presa, vibran desplazando las vibraciones hacia el tubo en donde son percibidas por la araña. que sale a capturar su alimento. Las arañas suelen ser capaces de diferenciar las vibraciones causadas por el paso de un insecto de las que causan una ramita o gota de lluvia al caer, debido a que sus presas generan vibraciones repetitivas. Antaño algunas personas en el campo se entretenían de niños engañando estas arañas posando sobre la su trampa y sacudiéndola imitando una presa atrapada.

Foto de Bernardo Segura.

Dos arañas macho buscan aparearse con la hembra que yace en su cueva. En la foto se ve que bajo cada macho hay una red de seda que el fotógrafo propone pueda ayudar para elegir el macho con que aparearse, pero yo propongo que quizá modifica las vibraciones que se transmiten hacia le hembra para que no los confunda con alimento (foto de Bernardo Segura).

Este tipo de trampas tiene la ventaja de ofrecerle a las arañas refugio y protección contra los depredadores. Pero muchas especies construyen telarañas de diseños intrincados. Las clásicas telarañas de forma simétricas poseen una compleja elaboración en la cuál, una vez que la araña ha elegido el sitio adecuado para emplazarla, empieza construyendo el eje vertivcal, luego elaboran los radios de su tela, que son luego unidos por filamentos para otorgarle resistencia. Esta seda, que no es pegajosa, es reforzada luego por filamentos que unen los radios de manera similar a los anteriores, pero que son dispuestos mas cerca  unos de otros y poseen pegamento.
Menos elaboradas son, al parecer, las que fabrican las arañas del Género Austrochilus, nativas de Chile y Argentina, y cuyas telarañas parecen una suerte de diseño psicodélico enmarañado. A lapreciar estas estructuras de cerca se puede diferenciar los filamentos que sirven de andamiaje de aquellos pegajosos, pues estos últimos son mas gruesos.

Telaraña y araña del Género Austrochilus (fotos de Juan Pablo Salgado y Bernardo Segura respectivamente).

No todas las arañas cazan usando la seda para construir telarañas. Las arañas saltarinas (Familia Salticidae) las ocupan como cuerda de seguridad en sus rondas de caza. A medida que se desplazan suelen dejar un rastro de seda de modo que si caen al vacío cuentan con un seguro. 
Las arañas tigre (Scytodes globula) son otra especie que caza sin telaraña. De lentos movimientos al caminar, la araña tigre da caza a sus presas con una increíblemente rápida reacción en la que escupe un chorro de seda que las atrapa e inmoviliza, dejándolas a merced de la cazadora que las muerde y enrolla en seda. Es gracias a esta rápida reacción que la araña tigre es nuestra aliada para combatir a las veloces arañas de rincón (Loxosceles laeta), que constituyen su presa.
La araña cabeza de gato (Mastophora gasteracanthoides) usa también su seda de un modo peculiar. No construye una red para cazar, si no que se instala en un hilo de seda como viga y sujeta con una de sus patas otro hilo mojado con una sustancia pegajosa, mientras su cuerpo emite feromónas capaces de atraer polillas. Cuando las polillas pasan cerca, la araña intenta atraparla sacudiendo su sedal.

Araña cabeza de gato (foto de Pablo Vial).

La seda es tan versátil e importante para las arañas que es incluso usada para la reproducción. En algunas especies las hembras dejan rastros de seda en su camino cuando están listas para aparearse. De esta manera, cuando un macho pasa y encuentra uno de estos rastros, es capaz de guiarse por medio de la seda hasta la hembra. Luego del apareamiento muchas arañas hembra cuidan de sus huevos. Algunas construyen nidos donde los envuelven con seda, pero otras, como la araña tigre, que no cazan con telarañas si no que se deben desplazar continuamente, llevan a su prole consigo envolviendo su masa de huevos con seda para que quede como un fular donde llevar a sus bebés.

Araña tigre con sus huevos (foto de Bernardo Segura Silva).

viernes, 25 de noviembre de 2016

Los ciclos del agua dulce: conservación de los humedales

Lago Chungará (foto de Bernardo Segura)

En las entradas anteriores de "Los ciclos del agua dulce" les hablé del recorrido que hace el agua, desde su viaje desde las cumbres hasta el mar, y desde este, a través del cielo en forma de nubes de vuelta a la tierra en forma de lluvia o nieve. Se habló de la importancia de este ciclo para la flora y fauna nativa, al explicar la relación que tienen los seres vivos con el agua dulce, aunque excluí una especie: los seres humanos. Nuestra especie, como las demás, depende del agua dulce para sobrevivir. Debemos beber agua a diario e históricamente los poblados se han asentado principalmente en torno a fuentes de agua, ya sea lagos, ríos o en la desembocadura de estos en el mar. Pero en la actualidad el recurso hídrico está empezando a mermar, y esto traerá consecuencias no solo para la vida silvestre, si no también para nosotros mismos. Sequías, aguas contaminadas o con sedimentos, desaparición de fauna acuática, sobreconsumo de agua entre otras causas han deteriorado este recurso y esta entrada tiene por objetivo dar a conocer las causas de este problema, así como posibles soluciones y acciones que podemos, como sociedad, llevar a cabo en pos de proteger el agua que nos da vida.

Para englobar todos aquellos cuerpos de agua dulce (ríos, lagos, esteros, bofedales, etc.) existe el término humedal. ¿Qué es un humedal? La Convención Ramsar la define como "Las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobre o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda los seis metros". Esta amplia definición comprende entonces el litoral, salares y elementos de origen antrópico como canales, de modo que consideraremos las perturbaciones y protección de todos estos elementos. La Convención Ramsar, por su parte, se estableció en la ciudad de Ramsar, Irán en 1971 entrando en vigor en 1975, con el fin de "la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y naciones y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo".

Alsodes tumultuosus, especie del sector de La Parva, en la cordillera de Santiago (foto de Pablo A. González Gutiérrez).

Para proteger el agua dulce debemos entonces proteger los humedales, pero ¿Cuál es su importancia? No solo el hecho de que el agua dulce está en ellos, si no que los humedales son reservorios de biodiversidad, albergando especies animales y vegetales que brindan de alimentos, medicinas y otros recursos a las comunidades humanas. Algunas especies de agua dulce, pero sobre todo peces en las costas, han sido sustento de las comunidades humanas durante miles de años, así como la recolección de diferentes algas como el huiro (Macrocystis sp.) o el cochayuyo (Durvillaea antartica), siendo este último parte importante de la dieta de las comunidades costeras. A las algas y peces se le suma la recolección de diferentes mariscos o la caza de aves silvestres como los patos, grupo de aves que en Chile cuenta con numerosas especies.

Queltehue (Vanellus chilensis), pato jergón grande (Anas georgica) y pato real (Anas sibilatrix) (foto de Pablo A. González Gutiérrez).

En el Lago Titicaca existen islas artificiales hechas por el hombre con totora (Schoenoplectus californicus) (foto sacada de www.wikipedia.org).

 No solo eso: los humedales acumulan carbono, el cuál forma parte de los gases de efecto invernadero que han influido en el cambio climático global. Las plantas acuáticas captan el CO2 atmosférico para elaborar sus tejidos los que, al morir, se van acumulando bajo el agua en un proceso que ralentiza la descomposición, de modo que parte del carbono de todas las plantas de todo el humedal queda atrapado bajo el agua. Este proceso se puede ver con claridad en los pomponales del sur de Chile, que consisten en turberas de pompón o spagnum (Sphagnum sp.), un musgo nativo que crece en suelos anegados. Los musgos obtienen sus nutrientes disueltos en el agua que absorben a través de sus tejidos verdes por lo que, capa tras capa de spagnum, se va acumulando todo el carbono mientras mueren y sobre ellos crece más spagnum. Este proceso se aprecia claramente en los cortes de tierra que se hace en los pomponales para su extracción y posterior venta como sustrato para macetas.

Los bosques y vegetación de rivera, es decir, aquellos que crecen en el borde de los humedales, son capaces de encauzar el flujo del agua de modo que queda estabilizado. Algunas especies son capaces de filtrar el agua tanto de sedimentos como de compuestos tóxicos, con lo que mejoran la calidad de esta. Esto es de vital importancia para la obtención de agua potable. En México se encuentra la Ciénaga de Santa Clara, ubicada en lo que alguna vez fue la desembocadura del río Colorado. Esta ciénaga tiene un origen antrópico: el agua de desecho usada en la agricultura y cargada de compuestos tóxicos se vertía hasta el mar. Con el tiempo creció vegetación acuática que oxigenó las aguas y propició la aparición de microorganismos capaces de limpiar los compuestos tóxicos, trayendo de vuelta parte del humedal que alimentaba el río Colorado.
En la zona norte los humedales que se forman en torno a los ríos son vitales pues concentran una rica biodiversidad y vegetación mucho más abundante y desarrollada que fuera de este. En la zona central las quebradas con cursos de agua permiten la subsistencia de especies que no pueden crecer afuera como el canelo (Drimys winteri). En el sur los humedales como turberas o lagos son sustento de numerosas especies incluyendo dos especies de plantas carnívoras: Drosera uniflora y Pinguicula chilensis. Todo esto nos indica que los humedales son reservorios de biodiversidad importantes allí donde se encuentren, y que no solo influyen en las especies locales: cientos de aves migratorias alrededor del mundo viajan a través de países, incluso de continentes, desde sus sitios de invernada a sus sitios de anidamiento y viceversa. Para estas aves los humedales que forman la desembocadura de ciertos ríos son estaciones de descanso y alimentación. Intervenir estos lugares puede significar que las aves no tengan puntos de descanso, lo que significaría la muerte de muchas de ellas al no poder tener las fuerzas para viajar mayores distancias hasta la siguiente desembocadura sin intervenir.

Río Huasco, III Región (foto de Juan Pablo Salgado).

Aprovecho de dejarles este video que explica como se estabilizaron los cursos de agua en el Parque Nacional Yellowstone, en Estados Unidos, gracias a la reintroducción del lobo luego de que fuese cazado hasta la extinción en la zona.

En los últimos 10 años Chile se ha visto en una intensa sequía que, si bien para el santiaguino promedio puede no haber significado mucho, si lo es para los agricultores de gran parte del país, quienes han visto afectados sus cultivos y han tenido que tomar en cuenta la escasez de agua para sus actividades agrícolas. Es el sector agrícola, y no la minería, el rubro que consume mayor cantidad de agua en nuestro país, y esto se debe a una gran cantidad de factores que van desde las técnicas de riego utilizadas, la especie que se cultiva (o cría en el caso de animales) y la fuente de donde proviene el agua. Lamentablemente el desconocimiento del problema de la escasez de agua permite malas prácticas por parte de agricultores tales como la construcción de pozos desde donde extraer agua de los acuíferos, que son reservorios subterráneos de agua dulce, o la desviación de cursos de agua sin conocimiento del origen de estos o de su destino. Lamentable es el caso del humedal de Batuco, en la Región Metropolitana, que en el año 2012 sufrió una grave disminución en la superficie de la laguna debido a que su principal tributario, el estero Batuco, fue desviado por un propietario del sector con el fin de usar el agua para agricultura. Esta acción tan simple causó un desastre ecológico arruinando los sitios de nidificación de diferentes aves, así como la disminución del hábitat y la muerte de peces nativos con problemas de conservación.

En el norte de Chile, en la Región de Atacama, el complejo lacustre Laguna del negro Francisco y Laguna Santa Rosa se vio severamente afectado por una disminución de sus aguas que secó decenas de hectáreas del humedal. La razón: la extracción indiscriminada de agua por parte de la faena minera El Refugio, propiedad de la Compañía Minera Maricunga. El norte del país, en donde se ubica el desierto más árido del mundo, es una zona donde el agua dulce escasea y, por tanto, su correcta administración es necesaria para garantizar la preservación de su biodiversidad y la calidad de vida de la gente que allí habita. El ser humano lleva siglos habitando el desierto Atacama y su correcta gestión de este recurso fue lo que le permitió sobrevivir. Algunas especies de karachis (Orestias sp.) o caracoles del Género Heleobia viven en un solo lago en la zona norte, y un uso desmedido del agua dulce podría significar su extinción.

Karachi (Orestias chungarensis) (foto sacada del http://www.arkive.org/)

Si bien el desvío de cursos de agua para agricultura o minería genera una degradación de los humedales en sí misma, es posible ver que refleja un problema mayor ¿Por qué ahora es necesario realizar estas acciones? Recordemos que el agua que alimenta los humedales proviene tanto de las lluvias como del derretimiento de las nieves en las altas cumbres, y una disminución en las lluvias, ya sea en número o en volumen de agua, así como en las nevadas que alimentan las altas cumbres, incluidos sus glaciares, significaría  una disminución en las aguas disponibles en la mayoría de los humedales.
Aunque no se sabe con certeza las causas de la disminución en las precipitaciones en la última década, se le atribuye al cambio climático global, el cuál ha afectado los patrones climáticos en todo el mundo. Si bien la principal causa del cambio climático parece ser el exceso de emisiones de gases de efecto invernadero, es posible que malas prácticas llevadas cabo tanto por la industria como por el común de la gente haya agravado la inestabilidad climática. Grandes superficies de bosques fueron taladas históricamente para habilitar espacios para agricultura, ganadería, para el desarrollo inmobiliario y muchas otras razones. Los bosques ayudan a ralentizar la caída de las gotas de lluvia, disminuyendo su efecto erosivo al llegar al suelo y se infiltran en la tierra que las raíces de los árboles y la materia orgánica vuelven mas poroso. Esto permite que los reservorios de agua subterráneos puedan alimentarse y, en ciertos puntos geográficos, aflorar en la superficie. No solo eso: sabemos que algunas especies de árboles emiten moléculas a la atmósfera que forman núcleos de condensación en torno a los cuales se aglomeran moléculas de agua que en gran cantidad pueden decantar en la forma de lluvia. Quizá la desaparición de extensas masas forestales significó un cese en las emisiones de moléculas que propiciaban la lluvia.

El bosque esclerófilo es el bosque que ha perdido mayor superficie en toda Latinoamérica. Es además el bosque que frena el avance del desierto del norte del país. La relación entre eso y la disminución en la precipitaciones parece clara (foto de Juan Pablo Salgado).

Si bien mucha gente no lo sabe, originalmente las extensas plantaciones comerciales de pino y eucalipto se establecieron para cubrir terrenos que la agricultura intensiva usó y abusó hasta dejarlos medio muertos. Las plantaciones de estos árboles se vio como una solución a la erosión que sufrían estos suelos desnudos, cuya extensión era enorme, pero también trajo como resultado la sustitución ilegal de bosque nativo, es decir, su corta para habilitar terrenos para plantaciones de este tipo, que eran en ese entonces mas rentables. La basta superficie que cubren estas plantaciones ha hecho pensar a mucha gente que están relacionadas con la disminución del recurso hídrico, al no ser suficientes las lluvias para nutrirlos de agua por lo que tendrían que recurrir a la que yace en el subsuelo. De manera anecdótica he escuchado a ingenieros forestales afirmar o sugerir que las plantaciones extraen agua de las napas subterráneas, mientras que otro afirman que no es así. A continuación dejo un documento al respecto. En mi opinión, no tiene la última palabra, pero puede clarificar muchas cosas.


Quizá el ejemplo mas dramático de destrucción de humedales en Chile sea el caso de la laguna Tagua-Tagua, ubicada antaño en la comuna de San Vicente de Tagua Tagua, VI Región. Allí crecía abundante vegetación acuática que llegaba a formar islotes en medio de la laguna llamados chivines.
 Constituía el hogar de diferentes aves acuáticas, siendo sitio de nidificación de la espátula rosada (Platalea ajaja). Actualmente esta especie aparece de forma ocasional en Chile, aunque no se tienen registros de que haya vuelto a nidificar. Otra pérdida asociada a este suceso es el desuso de la palabra cheuque, nombre con el cuál se reconocía esta especie.
La habilitación de terrenos para la agricultura fue lo que motivó la desecación de la laguna Tagua-Tagua, conllevando su destrucción. Lamentable no solo por la flora y fauna perdida, si no porque el sector es uno de los lugares más importantes en la zona central en cuanto a registros paleontológicos y arqueológicos parte de los cuales seguramente fueron destruidos al secarse la laguna.

Platalea ajaja antaño anidaba en Chile. Hoy solo se tienen registros ocasionales de su presencia en el país (foto sacada de www.wikipedia.org).

La creación de represas hidroeléctricas es otro factor a considerar en cuanto a la destrucción de los humedales. Estas tienen como fin la generación de energía eléctrica a partir de turbinas que giran con el impulso del agua de los ríos, a groso modo. Para ello se deben intervenir el cause de los ríos con la creación de presas que acumulan agua inundando los terrenos adyacentes y que regulan el flujo de agua río abajo, lo que altera la flora y fauna que dependen del río. Quizá peor: interrumpen las rutas migratorias de peces y otros animales que no son capaces de atravesar estas construcciones. Las lampreas de agua dulce Mordacia lapicida y Geotria australis deben migrar por los ríos para reproducirse, por lo que su existencia se ve comprometida cuando estos ríos son intervenidos de esta manera tan severa.
Estos peces, como muchos otros peces nativos han visto su hábitat invadido por especies foraneas: carpas (Cyprinus carpio), chanchitos (Australocheros facetus), la rana fricana (Xenopus laevis) o la tortuga de orejas rojas (Trachemys scripta) y diferentes especies de salmones y truchas (Salmonidae) que contagian enfermedades, se alimentan de las algas y vegetales o derechamente de los peces nativos o sus huevos y crías, por lo que compiten por el alimento o son predadores. De manera anecdótica, un pescador aficionado me comentó alguna vez que para pescar tal o cuál especie de pez, cuándo se tiene a la mano se le revisa el estómago para ver que presas son sus favoritas y elegir un mejor señuelo: cuándo abrió el estómago de un enorme salmón en un humedal en el sur del país, encontró crías de pato.

Chanchito (foto sacada de www.wikipedia.org).

Como se dijo anteriormente, las comunidades humanas a lo largo de miles de años se han establecido prioritariamente en o cerca de los humedales al necesitar de agua dulce constantemente. Esto no solo trajo consigo un consumo directo del agua, si no también un uso de los mismos como vertedero. A medida que surgieron pueblos sedentarios dedicados a la agricultura, los ríos hicieron de cañería para eliminar desechos domésticos, a la vez que sedimentos producto de la intervención antrópica del suelo y proveniente de los terrenos agrícolas, enturbió los ríos. Pueblos pequeños tuvieron un impacto equivalente e, incluso, puede que estos procesos se hayan acoplado a los naturales, pero a medida que estos crecieron la contaminación en los ríos también lo hizo, y no solo con sedimentos o desechos orgánicos, si no también con sustancias tóxicas capaces de matar la fauna acuática o capaz, en el caso de los fertilizantes agrícolas, de causar crecimientos explosivos de algas que al morir se descomponen en un proceso que agota el oxígeno en el agua.

Frente a tamaña destrucción de los humedales cabe preguntarnos ¿Qué podemos hacer al respecto? Y la respuesta, como suele ser, es: ¡demasiado! Desde acciones individuales en nuestros hogares y costumbres o acciones gubernamentales destinadas al ahorro y restauración de ecosistemas, así como la protección de los humedales y quizá mas importante: aprender a usarlos de manera racional.

A nivel individual todos podemos contribuir a reducir el consumo de agua. En localidades del Norte Chico, por ejemplo, las verduras se lavan en recipientes con agua, a diferencia de lo que se hace en lugares como Santiago, en donde se hace bajo el agua que sale de la llave, que se deja abierta. Reducir los tiempos en la ducha es otra idea que contribuye,
El uso de flora nativa propia de la zona en los jardines también es útil. Al estar aclimatadas a la zona no necesitan tanto riego como especies de otras latitudes, por lo que el agua necesaria para regarlas es menor. Otro consejo útil es dejar la hojarasca de las plantas del jardín en la tierra. Esto no solo permite la incorporación de nutrientes al suelo si no que facilita la infiltración de agua en este.

Jadav Payeng, de la India, vive en una aldea en una isla de arena entre los brazos del río Brahmaputra. La deforestación desmedida a la que se vieron sometidas las riveras del río trajo como consecuencia el arrastre de sedimentos, así como la desaparición paulatina de la isla dónde se encuentra el pueblo de Jadav con la llegada año a año del Monzón. En 1979 solicitó ayuda a la gobernación local, pidiendo árboles para reforestar el sector y frenar la erosión. Le facilitaron bambú pero Jadav, por sí mismo, empezó a plantar árboles de diferentes especies, año a año sin parar. Después de 37 años su arduo trabajo ha creado un bosque de 550 hectáreas, con grandes árboles de los que ahora incluso obtiene más semillas pues Jadev sigue plantando. Ha recuperado parte del territorio y generado un hábitat para elefantes, rinocerontes e incluso tigres: una verdadera restauración del ecosistema que fue este humedal. En Chile distintos cauces de aguas pudiesen ser reforestadas con especies ribereñas nativas que mejoren los servicios ecosistémicos.


El INFOR (Instituto Forestal) ha desarrollado desde hace más de dos décadas ensayos en la IV Región que buscan la recuperación de terrenos. Debido a la tala de bosques para abastecer de leña a la población y combustible para la minería, la capacidad de los territorios de la región para infiltrar agua disminuyó notablemente. Agravando la situación está el hecho de que muchos de los habitantes de la zona se dedican a la crianza de ganado caprino. Las cabras son herbívoros muy voraces que se alimentan de gran variedad de vegetación la cuál, además, son capaces de arrancar de raíz, con lo que no solo eliminan la cubierta vegetal, si no que  impiden la regeneración del bosque nativo, erosionan el terreno y empeora el proceso de desertificación. Dentro de los ensayos realizados por INFOR para revertir esta situación se encuentran las zanjas de infiltración, que captan el agua de escorrentía, frenándola y permitiendo su infiltración, o zonas de exclusión de ganado para que la vegetación se recupere así como los limanes, que consisten en terrazas en las laderas de los cerros en las que desemboca el agua de escorrentía captada por zanjas. En los limanes se establece vegetación que aumenta la porosidad del suelo facilitando la infiltración de agua. Diferentes especies se han usado en los limanes, como la exótica Acacia saligna de crecimiento rápido, o el quebracho (Senna sp.) arbusto nativo que, si bien crece mas lento, tiene la ventaja de que su follaje no es muy apreciado por el ganado caprino.

Liman en la IV Región (foto de Juan Pablo Salgado).

Solemos ver a los grandes propietarios como el enemigo del medio ambiente, pero existen casos en los que una correcta sensibilización puede llevar a cooperar con ellos en pos de un desarrollo sustentable. Ese es el caso del Parque Quebrada de Macul, en Peñalolén, Santiago. Compuesto por terrenos privados, actualmente, y gracias a un comodato, es administrado por la Municipalidad como un parque natural, protegiendo no solo al ecosistema terrestre de la quebrada, que incluye bosque y matorral esclerófilo, si no también al estero Macul, hogar de anfibios, peces nativos y flora que solo crece cerca del agua. Es un parque de acceso gratuito que muchos capitalinos usan como lugar de recreación, en particular en verano cuando las altas temperaturas se hacen notar. Dentro del parque existen dos cascadas, la cascada Grande y la cascada Chica, puntos de referencia usuales entre los visitantes.

Esta es solo una de las tantas bellezas que se pueden ver en el humedal de Quebrada de Macul, me refiero a la Cascada Grande, por supuesto (foto de Juan Pablo Salgado).


Ejemplos como este hay muchos en Chile: en la desembocadura del río Maipo se encuentra el Parque Humedal Río Maipo, establecido en 2002 y administrado por la Municipalidad de Santo Domingo. Al ser un punto importante de avistamiento de aves migratorias, así como el hogar de diferentes aves acuáticas residentes pasando a formar parte en 2015 de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras, por lo que constituye un lugar muy importante para los observadores de aves, y es visitado por muchos chilenos y extranjeros, siendo una fuente de ingresos para le economía local.
Incluso desde el desastre puede el ser humano crear maravillas: en 1960 ocurrió el terremoto más intenso registrado por el hombre, cuyo epicentro fue en Valdivia. Su magnitud fue tal que el nivel el suelo bajó mas de un metro, desbordando el río Cruces e inundando parte de Valdivia, creando un humedal que hoy en día se considera Santuario de la Naturaleza y es llamado Santuario de la Naturaleza Carlos Andwandter. Hoy en día se encuentran gran variedad de aves acuáticas e incluso huillines (Lontra provocax), nutria de río chilena cada vez mas escasa. Además del Santuario, organismos no guberamentales han creado el Parque Urbano El Bosque, que cuenta con 12,5 hectáreas de humedal y bosque nativo, y es usado como sitio de aprendizaje y sensibilización para la comunidad, constituyendo uno de lo parques urbanos mas llamativos del país. A continuación dejo un link a un libro en formato PDF con parte de la flora y fauna del Parque Urbano El Bosque:


El establecimiento de sitios RAMSAR ayuda a darle peso a la protección de ciertos humedales, sobre todo aquellos puntos clave en donde las aves migratorias hacen descanso o aquellos con gran número de especies diferentes o endémicas. El humedal de Concón en la desembocadura del río Aconcagua, V Región, no destaca por la diversidad de especies de aves, si no por la cantidad que pasan por él año a año haciendo escala en sus migraciones. La gaviota de Franklin (Leucophaeus pipixcan) es una de las más abundantes. Al encontrarse en pleno sector urbano ha sido muy perturbado con microbasurales, contaminación, llenado con arena, etc. Urge su conservación y declaración como Sitio Ramsar, u otro cuerpo legal que lo proteja para permitirle a las aves migratorias tener este lugar de descanso.

La protección de ciertos humedales es necesario, pero no podemos evitar el consumo de agua. ¿Que podemos hacer para aprovecharla de manera racional? Un ejemplo ocurre en la IV Región: en pleno Norte Chico retazos de selva valdiviana de hace 10.000 años persisten en la cima de algunos cerros del Parque Nacional Bosque de Fray Jorge. La briza marina o camanchaca se condensa en las ramas de los árboles brindándoles agua. El ser humano, con su capacidad para observar e imitar lo que ve en la naturaleza, ha elaborado trampas de niebla que la condensan de forma similar para obtener agua. Este ejemplo es notable pues se aprecia claramente la capacidad del ser humano para provechar los recursos de su entorno de manera sostenida, imitando los procesos naturales para obtenerlos.


Bosque en Fray Jorge (foto de Juan Pablo Salgado).


Episodio de Atlas vivo de Chile que trata sobre los colectores de agua de la camanchaca.

Destruir los humedales, acabar con el agua dulce, solo nos amenaza de extinción. Debemos tomar conciencia: ciudadanos, agrónomos, mineros, empresarios, indígenas. Todos tenemos un papel que cumplir y acciones que tomar. Y podemos hacerlo.

sábado, 1 de octubre de 2016

Entrevista a Rodrigo M. Barahona Segovia, de Moscas Florícolas de Chile

Foto de Bernardo Segura.

En esta oportunidad la entrada no será el usual texto que escribo sobre alguna especie nativa o maravilla natural de nuestro país, si no una entrevista con Rodrigo M. Barahona Segovia quién conforma, junto a P. Riera, P. Sánchez, A. Alaniz, C. Rodriguez-Herbach, G. Oliva-Carrasco, M. Barceló y B. Segura, el equipo de investigadores que llevan a cabo el proyecto Moscas florícolas de Chile, que busca aumentar el conocimiento que se tiene sobre estos animales, involucrando a la gente a través de su página en facebook, mandando fotografías de estos poco conocidos insectos, indicando lugar, fecha, y toda la información posible respecto al insecto o flor visitada. Los invitamos entonces a leer la siguiente entrevista y a participar en la página de facebook Moscas Florícolas de Chile.

Cuéntame Rodrigo ¿Que es lo que hace exactamente Moscas Florícolas de Chile?

El proyecto Moscas Florícolas de Chile tiene por objetivo inicial el de llenar un vacío ecológico, el de la distribución de varias especies de dípteros en el país. Pero para ello, había que conocer las especies. Lamentablemente, mucha de la taxonomía es antiquísima y no había claridad en el número de especies para varias familias [de moscas], por lo que también paso a ser objetivo actualizar la composición de especies de estas familias en parte olvidadas, en parte no estudiadas.
Posteriormente fuimos agregando otros objetivos como saber cuales flores visitaban estas especies de moscas y sugerir con ello, roles que la gente desconocía, como el de la polinización o el control biológico.

Foto de Bernardo Segura.

Interesante, es muy importante entonces su labor al retomar los estudios sobre estos insectos en nuestro país. ¿Actualmente hay otras personas en trabajos similares con moscas nativas?

En Chile se ha trabajado la polinización de muchas especies vegetales, pero sigue siendo muy poco. En general los trabajos que existen son de taxonomía, los cuales incluyen información sobre la distribución, la que en muchos casos es de museo y de la década de los 80' en su mayoría. Por lo tanto, ningún trabajo en sí ha tratado de abarcar esta información de forma integral, por lo que es único en el país. Y hasta lo que tengo entendido sería el segundo proyecto a nivel mundial que hace algo como esto. El anterior proyecto se realizó en UK (Reino Unido) y abarco cerca de 280 especies, por lo tanto es posible lograrlo. La diferencia es que en ese país la taxonomía es mejor que la nuestra y por ello la importancia de actualizar el listado de especies.

Innovador entonces, y es un buen referente el caso de Reino Unido. Quisiera saber ¿De donde surge la idea de hacer ciencia ciudadana? ¿Los colaboradores de su página en Facebook son todos del área científica o hay gente común y silvestre aportando?

La ciencia ciudadana nace de la necesidad científica por obtener mejor información sobre diferentes patrones en la naturaleza. Esta disciplina se caracteriza porque su fuerza de trabajo se basa en la interacción entre el científico y la gente común y corriente. Según Cohn (1998) los Científicos ciudadanos suelen ser estudiantes de pre y postgrado, gente sensible a la naturaleza, guarda parques, gente que practica trekking, fotógrafos y otros, pero hoy eso ya no importa tanto, puedes ser abogado y puedes ir por la calle y ver una mosca, flor, ave o un fenómeno, sacarle una foto y subirla al proyecto en el que participas. Esto es una gran ventaja porque esa información ¡es en tiempo real! Por lo tanto hoy los proyectos de ciencia ciudadana son esenciales para el estudio de la biodiversidad y la conservación biológica... Si fueran puros científicos, sería como ir a un congreso de la disciplina y eso ya se hace... La ciencia ciudadana es para la gente y su aprendizaje.

Ejemplo de la información que debiese acompañar las fotografías que se suben a la página en facebook de esta investigación, con toda la información relevante para la misma (captura de pantalla de Rodrigo Barahona, fotografía de Asiel Olivares).

Siempre me ha agradado la idea de acercar la ciencia a la gente, se sienten más comprometidos con cuidar la naturaleza cuándo aportan con sus experiencias. Respecto a los insectos que estudian: las moscas, siempre se las ha asociado a la mugre, cadáveres, caca ¿Es tan así? ¿Es tan importante su rol como polinizadoras?

Una de las cosas que hay que desmitificar es justamente lo que preguntas. Las moscas, y con ello me hablo en general, no están asociadas a la caca. Si lo ponemos de un contexto histórico, antes se existir Santiago, el medio que predominaba era el bosque esclerófilo y los pastizales donde deambulaban los grandes mamíferos y los carnívoros, los  que obviamente dejaban sus fecas y de los cuales algunas especies de Calliphoridae y Sarcophagidae utilizaban para sus huevos. Además los cadáveres eran descompuestos por larvas de moscas y cumplían un rol determinante de "limpieza " del ecosistema. Ahora, esa caca es de las mascotas y los cadáveres están en los cementerios y en basurales, y ellas hacen esa labor hasta hoy, es el hombre el que no entiende cuan vitales son para nuestro propio bienestar. Por otro lado, son tan relevantes para la polinización, que si las abejas se extinguieran, las moscas pasarían a ocupar este rol y ellas serían las que forman las frutas y hortalizas de las que se alimenta el hombre. Esto sucede, en mi opinión, en la ciudades. La misma mosca que visita la caca y los cadáveres, va a polinizar flores se ciruelo, pera, durazno, palto, cítricos, kiwi, frambuesa, arándano, mango, cerezas, tomates, melones, sandías.... De todo. ¿Cómo podríamos decir que las moscas son tan poco valiosas, si no están ayudando a producir alimento? ¡Es un prejuicio que hay que elimina de la gente ya! Y también forma parte del plan de moscas florícolas de Chile.

Foto de Juan Pablo Salgado.

¿Que información relevante han recopilado hasta ahora? ¿Que resultados han obtenido?

La información que hemos obtenido es importante. En los años noventa se introdujo al país una especie de mosca floricolas exótica (Eristalinus taeniops) pero no se sabía su distribución. Con este proyecto no solo dimos con una distribución en Chile, sino que su probable fenología y relaciones florales. Todo ello gracias a los datos aportados por este proyecto. Ese trabajo se encuentra en evaluación en el Journal Check List. Además, en dos años hemos establecido cerca de 690 registros de visitas florales de moscas que antes se desconocían  y con ello se ha hecho más que en 50 años de investigación sobre relaciones florales en el país. También se ha podido saber el estado se conservación de algunas especies, algunas de las cuales ya han sido clasificadas por el Ministerio del Medio Ambiente chileno quedando 3 Vulnerables y dos en peligro de extinción, incluyendo el primer insecto protegido del archipiélago de Juan Fernández, la mosca florícola de Robinsón Crusoe (Allograpta robinsoniana).

Que buena noticia dichos avances, y que mala noticia que dicha mosca se encuentre en peligro. Háblanos un poco de esta mosca exótica ¿Fue introducida intencionalmente al país? ¿Visita flora nativa o exótica?¿Es un peligro para nuestra fauna y flora nativa?

No sabemos exactamente cómo ni en qué fecha llego Eristalinus taeniops, por lo que no podemos asegurarlo. Una investigación de los 90' indica que esta especie llego junto a otra especie exótica, Syritta flaviventris por medio de baños en barcos, o agua estancada, ya que las larvas viven en ellas. Pese a que ha estado mucho tiempo en nuestro país, no hemos notado que la especie sea una especie que compita con las moscas nativas. Por el contrario, otra especie exótica presente en Chile, la mosca drone (Eristalis tenax) si ataca y molesta a especies nativas, ya que posee conducta territorial. Fitzpatrick Y Wellington (1987) describieron esta conducta y eso si se podría considerar competencia y un potencial efecto negativo en las moscas y abejas nativas. Por lo general estas moscas exóticas visitan flores exóticas en ciudades, aunque también visitan flores nativas.

Respecto a las moscas que mencionabas que tienen problemas de conservación ¿Que podrías decirnos de ellas? ¿Hay alguna manera de que la gente común y silvestre pueda ayudar a su conservación en sus casas o de otra forma?

Con respecto a esas especies nos urge información de la especie viva. No hay registro fotográficos de su presencia y eso es algo en lo que nuestro proyecto también ha aportado. Por lo tanto, primero eso y donde se ha visto (con foto o vídeo), luego realizaremos expediciones para poder saber sus requerimiento de hábitat y con ello proponer elementos para su protección. Todo ello con educación de por medio. Estas especies son súper delicadas ya que requieren condiciones bióticas y abióticas muy delicadas, por lo que lo primero es conservar su hábitat y luego hacer trabajos mas complejos.

Foto de Pablo A. González Gutiérrez.

Mencionaste antes sobre un par de especies exóticas que criaban en agua estancada. Esto resulta super curioso ya que uno suele tener la idea de que las moscas colocan sus huevos en animales muertos. ¿Que otras condiciones de habitat necesitan para criar estos animales? ¿Hay moscas cuyas larvas coman madera muerta por ejemplo?

Las larvas de moscas ocupan roles muy variados. También todos muy benéficos en general. Hay larvas que atacan plagas como los pulgones y trips (Syrphidae), controlan las poblaciones de saltamontes, avispas y abejas o polillas (Bombyliidae), o controlan poblaciones de arañas (Acroceridae). Por supuesto hay larvas se mosca saproxilicas (termino usado para todos los organismos que ocupan la madera muerta u otro componente de la misma para desarrollarse y completar su ciclo). Larvas de familias como Clusiidae, Bibionidos, Dolichopodidae, Syrphidae entre otras familias muy peculiares se alimentan se hongos en la madera caída o de la misma madera y a la vez sirven como alimento a predadores siendo parte importante de las cadenas tróficas. Así también pueden ser utilizados como bioindicadores del estado del medio ambiente y de su deterioro.

Copestylum nigripes es una mosca florícola nativa de la zona central de Chile que se encuentra en condición de Vulerable. Sus larvas se crían en cactus muertos o en trozos de estos. Composición hecha por Rodrigo Barahona, foto superior de Cristian Villagra e inferior de Cesar Antonio Martinez Martinez.

Y en cuánto a las moscas florícolas adultas ¿Que tan importante es su rol en la polinización? ¿Existen plantas nativas que dependan exclusiva o casi exclusivamente de ellas para su polinización?

Son relevantes en general. Todas transportan polen, incluso las Syrphidae transportan el polen mas lejos que las abejas, aunque en menos cantidad. Hasta el momento no hemos identificado plantas que dependan exclusivamente de las moscas. No obstante, en los trópicos la formación de cacao, que es la base para la elaboración de chocolate, depende única y exclusivamente de moscas de las familias Cecydomiidae y Ceratopogonidae. ¿Te imaginas el mundo sin chocolate? Bueno todos aquellos que amen el chocolate denle gracias a las moscas floricolas que lo producen.

Para concluir Rodrigo, ¿Hay algo que le quieras decir a los lectores del blog?

Lo mas importante a los lectores es que ellos deben quebrar el círculo, deben cambiar la percepción que se ha tenido sobre las moscas, ya que no son malas: son benéficas, traen bienestar al hombre y hemos sido desconsiderados con sus roles. Gracias a ellas comemos, nos ayudan a controlar plagas y nos dicen que tan saludable es el medio ambiente. Un cambio de circuito y daremos un giro a favor de la protección de nuestro medio ambiente y nuestro bienestar.

Foto de Bernardo Segura.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Más allá de los 5 sentidos

El ser humano es una especie con potencialidades casi infinitas que vienen dadas por la percepción de su entorno a través de sus 5 sentidos: tacto, gusto, olfato, vista y audición, sumado a su gran inteligencia, que puede ser de variados tipos. Esta inteligencia, y creatividad, nos ha llevado a la observación y percepción del entorno natural: la vista de hermosos paisajes, el aroma de las flores, el tacto de una mano y el lomo de un animal o escuchar el canto de las aves. Y con las tecnologías que hemos desarrollado nos hemos dado cuenta que existen dimensiones de la realidad que no somos capaces de percibir, al menos no de manera consciente. Pero sabemos que en el Reino Animal existen otras especies que sí son capaces, gracias a ojos especializados pueden ver rangos de luz que nosotros no podemos, emitir sonidos e interpretar sus ecos para saber la forma de objetos, olfatear alimento a kilómetros de distancia o, incluso, ser capaces de percibir la electricidad que todos los animales generamos al movernos. En esta entrada veremos primero aquellos animales que han llevado nuestros 5 sentidos al extremo, y luego aquellos que perciben estímulos que nosotros solo podemos a través de tecnología.

Tacto

Muchos  animales poseemos este sentido. Los seres humanos tenemos tacto, y gran cantidad de terminaciones nerviosas en nuestras manos, con las cuales elaboramos las herramientas que nos permiten sobrevivir pero, ¿Y si dependieras del tacto para alimentarte? ¿O huir de tus predadores? Animales como los potos de mar o los corales dependen del tacto para atrapar a sus presas: extienden sus tentáculos en el agua a la espera de que pequeños invertebrados choquen con uno de ellos. Entonces los tentáculos transportan la presa hacia la boca del animal, desde donde brotan los tentáculos de manera similar a los pétalos de una flor.

Poto de mar (foto de Bernardo Segura).

Quizá los animales menos apreciados del Océano sean las medusas que, al igual que los corales y potos de mar, dependen del tacto para capturar a sus presas. Aunque quizá no sea propio hablar de tacto, pues estas criaturas carentes de cerebro no perciben el contacto como nosotros, aunque si son capaces de reaccionar al tocar un cuerpo. A gran velocidad y a nivel microscópico: cuándo una presa, por ejemplo un pecesillo, entra en contacto con un tentáculo, de inmediato unas células especializadas en este llamadas nematocistos entierran un filamento en su presa e inyectan veneno. Algunas especies son sumamente venenosas y peligrosas para el ser humano, siendo no solo una forma de cazar si no también de defensa ante predadores.

La tortuga laúd (Dermochelys coriacea) es una visitante ocasional de los mares chilenos que se alimenta de medusas, siendo capaz de evadir el hecho de ser tóxicas. Debido a su cuerpo gelatinoso, la tortuga laúd posee una boca cubierta de espinas que evitan que su presa se escurra fuera de sus fauces. Lamentablemente estos animales suelen confundir las bolsas plásticas a la deriva con sus presas naturales y pueden terminar ahogándose con plástico (fotos sacadas de www.wikipedia.org y el siguiente link: http://www.meencantalaciencia.com/2015/09/esta-es-la-boca-mas-aterradora-del.html)

Existe un animal cuya reacción al tacto es tan severa que ha causado alertas a nivel país, y causado temor entre la gente. Me refiero a la fragata portuguesa (Physalia physalis) que no es en realidad una medusa, aunque se parece mucho, si no una colonia de pequeños animales de la misma especie llamados pólipos, pero cada uno especializado en una función de manera que mantienen a la colonia con vida: existen pólipos que digieren el alimento, otros que crean una campana de gas con la que la colonia flota y aquellos que forman los tentáculos con que capturan a su presa. El veneno de estos animales es tan potente que puede matar a un ser humano, lo que sumado al hecho de que sus tentáculos se pueden extender varios metros lo vuelve un animal sumamente peligroso.

Fragata portuguesa (fotos acada de www.wikipedia.org).

El tacto puede ayudar, créanlo o no, incluso en el vuelo. Los extintos pterosaurios comparten con las aves una porción de su cerebro llamada flocculus, que permitía a estos reptiles procesar la información proveniente de sus alas membranosas al contacto con las corrientes de aire, de modo que tenían mayor maniobrabilidad en el vuelo, así como mayor capacidad para dicernir dónde estaba su presa, independientemente de los movimientos de su cuerpo durante el vuelo en comparación a las aves. Al menos en teoría, pues las aves también poseen flocculus, pero es de menor tamaño en proporción que el de los pterosaurus, y se cree que es porque éstas carecen de la superficie de contacto con el aire que sí poseían estos reptiles en sus alas.


Gusto

Respecto al sentido del gusto en los animales, podemos mencionar que no siempre se encuentran en su lengua: los bagres o peces gato (Orden Siluriformes) poseen dicho sentido en sus bigotes, los que le dan su nombre al recordar los bigotes de un gato. Existe una gran variedad de bagres, de hecho, son le grupo de peces mas numerosa con más de 3000 especies, aunque en Chile solo viven unas cuantas entre las que podemos destacar el bagrecito (Trichomycterus areolatus) o los tollos de agua dulce (Diplomystes sp.). Estas especies deambulan por el fondo arenoso o rocoso de ríos o esteros buscando con qué alimentarse, buscando con sus bigotes restos carroña o cualquier cosa que les sepa apetitosa.

Bagrecito (foto de Bernardo Segura).

Las mariposas perciben los sabores con sus patas, a pesar de que estas no interfieren directamente en el proceso de alimentación. El gusto se usa en las mariposas hembras para encontrar las mejores plantas dónde colocar sus huevos, al percibir su sabor cuándo se posa sobre ellas. Esto podría ser muy útil con el papilio negro (Battus polydamas) cuyas cuncunas solo se alimentan de la oreja de zorro (Aristolochia sp.), también para la mariposa monarca (Danaus erippus), que solo cría en plantas de la Familia Asclepiadaceae o la mariposa del chagual (Castnia psittachus) que hace lo propio con los chaguales o puyas (Puya sp.).

Las serpientes son otro caso particular, pues podemos decir que poseen una mezcla de sentido del gusto consentido del olfato. Estos animales, conocidos por todos, son famosos por su lengua bífida, es decir, que se divide en dos en su extremo, así como el hecho de que constantemente la sacan y sacuden por delante de su cabeza para luego meterla de nuevo en su boca en rápidos movimientos. En ocasiones se dice que las serpientes "huelen con la lengua", aunque la realidad es más compleja que eso: cuándo las culebras sacan la lengua y la sacuden, lo que hacen es captar con ella moléculas del aire; cuándo meten la lengua a su boca, la presionan contra una estructura en el paladar denominada órgano de Jacobson en donde perciben el gusto u olor de éstas. La lengua bífida les ayuda a determinar con mayor precisión desde dónde proviene la fuente que emite esas moléculas.

Culebra de cola larga (Philodryas chamissonis) y la culebra de cola corta (Tachymenis chilensis) son las dos especies de serpientes con mayor rango de distribución en Chile (fotos de Bernardo Segura).

Olfato

El chingue (Conepatus chinga) es un animal que se vale del sentido del olfato de sus predadores para defenderse: al verse amenazado por un predador el chingue le lanza un chorro de líquido maloliente desde unas glándulas cerca de su ano. El olor es tan desagradable que dicho predador difícilmente querrá vérselas de nuevo con uno de estos animales (foto de Benito Rosende).

En los seres humanos el sentido del olfato puede usarse para identificar alimentos, detectar aquellos en mal estado, incluso reconocemos los olores corporales de nuestros seres queridos. En el reino animal ocurre exactamente lo mismo.
Los jotes de cabeza roja (Cathartes aura) son animales carroñeros, es decir, comen cadáveres que pueden ir desde pescado varado en la playa a un guanaco muerto. Ahora bien, los cadáveres, al ser cuerpos inanimados, se encuentran quietos y muchas veces son de pequeño tamaño, por lo que no resaltan a la vista, sin embargo el olor penetrante de la carne en descomposición es algo que muchos animales podemos reconocer. El jote de cabeza colorada lo lleva al extremo y es capaz de oler carne en mal estado a kilómetros de distancia, lo que le permite detectarla aún cuándo esta se encuentra en el suelo del bosque mientras que el ave vuela sobre la canopia que cubre el suelo con su follaje.

Los tiburones son otro animal con un sentido del olfato sumamente desarrollado. Lo usan para encontrar alimento en el vasto océano. Algunos tiburones son pelágicos, lo que quiere decir que viven o pasan la mayor parte del tiempo en mar abierto, en donde la comida escasea. En ese hábitat su sentido del olfato es de suma importancia para encontrar animales heridos y, ocasionalmente, un cadáver de ballena flotando. Esta fuente de alimento es esporádico pero puede atraer muchos tiburones que llegan desde gran distancia guiados por sus sentido del olfato.

El olor puede usarse para la comunicación. Es bien sabido que los perros dejan marcas de orina en lugares estratégicos para ser detectados por sus congéneres y marcar territorio. Nuestros mamíferos carnívoros nativos: zorros (Lycalopex sp.), gatos salvajes (Leopardus sp.) y pumas (Puma concolor) realizan lo mismo. Orinan y dejan sus fecas en lugares estratégicos como en arbustos y troncos de árboles o los mismos senderos que suelen usar como rutas. Cuándo otro animal pasa por ahí detecta por el olor estas marcas y es capaz de deducir el sexo, estado de salud o predisposición para aparearse, aunque es también usado para delimitar el territorio.

Puma llamado Nahuel marcando territorio, en Los Choros, al norte de La Serena. Lamentablemente  Nahuel murió atropellado luego de que su territorio fuese atravesado por una autopista que no contempló en su planificación el hecho de atravesar el hábitat de pumas, guanacos y colocolos, todas especies con problemas de conservación en nuestro país (fotocaptura de un video cortesía de Informe Tierra).

Aunque estos animales se guían por el olor para dejarse mensajes, quienes han llevado al extremo el uso de este sentido para la comunicación son, por lejos, las hormigas. Estos insectos forman sociedades complejas divididas en castas: una o mas reinas que colocan los huevos, obreras que realizan las labores de cuidado y mantenimiento de la colonia, recolección de comida, etc. y los soldados cuya única función es proteger la colonia de colonias rivales y predadores. Las sociedades que se forman en los hormigueros alcanzan tal grado de complejidad, en parte, porque los miembros son capaces de comunicarse entre sí para marcar rutas y caminos, avisar de peligro, alimento, identificarse entre los miembros de una misma colonia, etc. Esto es posible gracias a que los individuos expelen sustancias químicas cuyo olor se traduce en un mensaje que su interlocutor es capaz de entender.

Foto de Bernardo Segura, de la revista La Chiricoca, disponible para descargar en PDF en el siguiente link: https://www.researchgate.net/publication/271848795_Introduccion_a_la_ecologia_de_las_hormigas_de_la_Region_Metropolitana

Vista

La luz consiste en una serie de ondas que se desplazan con longitudes de onda o λ de distinto tamaño. Esto le confiere diferentes propiedades a la luz. La luz que nosotros somos capaces de percibir es solo una parte de este gran espectro, pero otros animales son capaces de percibir otros rangos de luz. Las aves, por ejemplo, ven parte de la luz ultravioleta. Los tricahues (Cyanoliseus patagonus bloxami) son loros capaces de ver en este espectro de la luz y es posible que los ayude a distinguirse entre sí. Algo muy importante considerando con son animales muy sociables y viven en colonias.
Los degúes (Octodon degu), roedores endémicos, viven en colonias y marcan sus senderos con orina, la cuál refleja la luz ultravioleta que los degúes son capaces de ver, por lo que para ellos, los senderos han de verse claramente en su hábitat. Las aves rapaces también ven esta luz y es probable que identifiquen las rutas de estos roedores, a la espera que éstos pasen por allí.

Madre degú con sus crías (foto de Alejandro Aguilar).

Si bien las aves ven el ultravioleta, también ven colores que nosotros percibimos, como el rojo o el amarillo. No es de extrañar entonces, que aquellas plantas cuyas flores son polinizadas por aves recurran a estos colores para resaltar a la vista de estos animales, del mismo modo que resaltan para nosotros. En la zona central los chaguales (Puya sp.) poseen grandes inflorescencias sobre una vara de modo que las aves puedan verlas. Incluso poseen proyecciones que quizá estén diseñadas para facilitar a las aves posarse para beber su néctar. A cambio, las aves transportan el polen a otros chaguales en sus frentes, que quedan manchadas de naranjo.

Tordo (Curaeus curaeus) en las flores de Puya chilensis (fotos de Juan Pablo Salgado).

Las abejas son insectos que gustan de néctar y polen de las flores, llegando algunas especies a elaborar dulce miel. Para detectarlas recurren a la vista. Estos insectos no ven como nosotros, si no que distinguen, al igual que los loros, la luz ultravioleta. Las flores, por su parte, poseen en sus pétalos con marcas que solo pueden ser vistas bajo este espectro de la luz y que guían a los insectos a las fuentes de néctar, además de indicar si el néctar es abundante en ellas o no. Curiosamente, algunos predadores parecen haber sacado provecho de esto: algunas mantis religiosas y arañas cangrejo se colocan en las flores, algunas con colores y diseños muy similares a estas y que, a nuestros ojos, pareciera que quisiesen pasar desapercibidos, pero al verlos bajo luz UV estos predadores resaltan más, por lo que se piensa que al ser más conspicuos que las flores circundantes las abejas los ven como flores más atractivas que resaltan del resto y acuden a su mortal trampa.

El abejorro chileno o moscardón es una de las pocas abejas nativas que vive en colmenas, en sociedad. Lamentablemente se encuentra en peligro de extinción (foto de Juan Pablo Salgado).

Audición

Pero las plantas no solo recurren a los insectos para ser polinizadas, y ya sabemos que algunas especies efectivamente usan el sonido a su favor en este proceso. Esta vez los animales cambian: son los murciélagos, famosos por su ecolocación que consiste en chasquidos de baja frecuencia inaudibles para el ser humano y que al chocar con un cuerpo rebotan en un eco que el murciélago escucha e interpreta en su cerebro, conociendo la forma física del objeto.
Los murciélagos polinizadores vuelan al amparo de la noche en busca de estas plantas, las cuales han evolucionado para desarrollar estructuras florales que facilitan su detección por ecolocalización: algunas especies poseen pétalos u hojas especialmente llamativos en la ecolocación al "darle forma" al eco, algunos cactus rodean sus flores de vellosidades que amortiguan el sonido lo que alerta al murciélagos su presencia y otras especies dan flor en sus tallos lo que hace que se destaquen acústicamente. Cabe mencionar que en Chile solo se ha documentado de una especie nectarívora: el murciélago longirostro peruano (Platalina genovensium).

Los murciélagos insectívoros, en cambio, no requieren buscar flores, si no insectos como polillas o zancudos. Al igual que los nectarívoros, estos animales se valen de la ecolocación que emiten mientras vuelan. Estos chasquidos rebotan en sus presas al vuelo y el murciélago es capaz, no solo de captar la posición de su presa, si no también de estimar la dirección de vuelo de esta, pues no permanece estática en el aire. Para atraparla algunas especies se valen de una membrana de piel entre sus patas y la cola que forma una red con la que atrapan y empujan a su presa hacia su boca llena de dientes afilados.
Pero la naturaleza es dinámica y en respuesta a la presión ejercida por la caza de los murciélagos, algunas polillas  ha desarrollado un oído que escucha sus chasquidos ultrasónicos de modo que puede eludir a tiempo a su predador.

El murciélago oreja de ratón del sur o de Chiloé (Myotis chiloensis) es solo una de las muchas especies de murciélagos que habitan territorio nacional. Esta especie insectívora, como el resto de su tipo, recurre a la ecolocación para detectar a sus presas (foto cortesía de Bioecos EIRL).

Video de la cacería de murciélagos y polillas, de la BBC.

Algunos cetáceos han aprendido a usar también la ecolocación, como los delfines, que pueden detectar así a los peces aún en aguas turbias. Estos mamíferos emiten chasquidos que son amplificados por un órgano ubicado en sus frentes llamado melón, y que les da ese rostro redondeado tan característico.  El eco recibido desde sus presas no es percibido por el melón, si no por unas masas de grasa en su mandíbula inferior y los costados de la cabeza. Su ecolocación, llamada a veces sonar, es tan precisa que es capaz de percibir los peces enterrados en la arena e incluso los órganos internos de los animales.
Los cachalotes (Physeter macrocephalus) usan el sonido para comunicarse unos con otros, detectar a sus presas y se piensa que también para aturdirlas. Su melón es enorme y le da a su cabeza esa forma rectangular tan característica. Semejante melón, se piensa, genera un "chasquido" que se amplifica de tal manera que aturde a la presa del cachalote, lo que facilita a estos animales atrapar calamares gigantes. En la foto se ve una hembra de cachalote comiendo uno de estos raros cefalópodos, y no es raro encontrar ejemplares con cicatrices o marcas dejadas por los tentáculos o el pico de estos monstruos marinos que constituyen su dieta.

 Esta foto no fue tomada en Chile, aunque estos gigantes si pueden encontrarse en aguas nacionales (foto sacada del siguiente link: http://news.nationalgeographic.com/news/2009/10/photogalleries/giant-squid-sperm-whale-pictures/photo2.html)

Sentidos extraordinarios

Sabemos que existen animales que carecen de los sentidos que nosotros poseemos. Las serpientes, por ejemplo, son sordas. ¿No es lógico entonces suponer que hay sentidos presentes en otras especies y que están ausentes en nosotros? Pues bien, no solo es lógico, si no que en efecto es así.
Los peces cartilaginosos, es decir, los tiburones, mantarayas y quimeras, son capaces de percibir los impulsos eléctricos generados por los seres vivos cuando se mueven. Tienen este "sentido eléctrico" gracias a unas estructuras especiales llamadas ampollas de Lorenzini, que son poros presentes en la cara de estos animales y que por dentro están llenos de un material gelatinoso que conecta con los nervios. Estas ampollas le sirven a estos animales para percibir los campos eléctricos y las diferencias de temperatura. Algunas especies son capaces de detectar así a presas escondidas entre la arena del fondo marino.

Azulejo (Prionace glauca), en ocasiones llamado tiburón azul, es un escualo nativo capaz de percibir la electricidad de los animales (foto sacada de www.wikipedia.org).

De vuelta en tierra firme, se ha descubierto que las flores cargadas de polen y néctar poseen una carga negativa que obtienen por crecer en el suelo y que atrae a insectos polinizadores, quienes están cargados positivamente debido a la pérdida de electrones (partículas subatómicas que le confieren carga negativa a átomos y moléculas) que tienen al volar. Cuando el insecto visita la flor sus cargas se anulan y la flor luego queda sin carga negativa, lo que podría avisarle a los insectos que no es conveniente visitarlas pues ya no les queda néctar. Suena inverosímil, pero puede corroborarse la fuente de información de manera sencilla. Dejo abajo el link del documental de donde obtuve esta información, es un episodio de la serie de la BBC, Curiosidades de la Naturaleza con Attenborough, conducida por Sir David Attenborogh, naturalista inglés de renombre internacional. El episodio se titula Sentidos sorprendentes y es de la segunda temporada, por si acaso el link llegara a caducar.


Y de las flores pasamos nuevamente a los murciélagos, aunque esta vez no murciélagos polinizadores, si no que nada más ni nada menos que del vampiro, o piuchén (Desmodus rotundus). Este animal, como su nombre sugiere, se nutre exclusivamente de sangre, la cuál obtiene de mamíferos. En Chile habita en la zona norte, en la costa, donde visita las colonias de lobos marinos para alimentarse. Para ello se posa en tierra y camina ayudado por un pulgar, muy desarrollado en comparación con sus congéneres, en dirección a su presa. Para elegir un punto con abundante flujo sanguíneo se vale de unos termoreceptores ubicados en su extraña nariz y alrededor del hocico que perciben la luz infrarroja. Una vez localizado el punto, el piuchén muerde la piel con unos incisivos muy afilados y lame la sangre mientras mana, aprovechando de dejar su saliva que posee anticoagulantes, de modo que la sangre no deja de fluir mientras el murciélago se alimenta.

Foto de Diego Reyes Arellano.

Aunque poca gente en Chile lo sabe, nuestro mares son visitados por tortugas marinas. En concreto llegan a nuestras aguas la tortuga laúd (como se dijo mas arriba), la tortuga negra o honu (Chelonia mydas), la tortuga olivácea (Lepidochelys olivacea), tortuga boba (Caretta caretta) y la tortuga Carey (Eretmochelys imbricata), esta última en aguas de Rapa Nui según la página de facebook de Qarapara, tortugas marinas Chile. Estos animales son nómadas del mar y recorren los océanos en busca de distintos puntos dónde alimentarse, reproducirse e incluso solicitar servicios de limpieza de peces y camarones limpiadores que los libren de parásitos. Pero viajar en Océano abierto y sin puntos de referencia aparentes es bastante complicado, y se ha especulado que se orientaban con el campo magnético terrestre. Se ha comprobado que al menos la tortuga negra se guía por este medio, y para hacerlo se vale de unas neuronas especiales en sus ojos con cristales de óxido de hierro.

Reflexión Final

Cuándo Lázaro Spallanzani, biólogo italiano del siglo XVIII, sugirió que los murciélagos eran capaces de percibir formas o "ver" por medio del sonido, fue ridiculizado por sus congéneres. Hoy en día sabemos que tenía razón. Del mismo modo, seguramente muchas personas se negarán a creer que algunas plantas son capaces de emitir sonidos con sus raíces a medida que crecen, así como el ser capaces de percibir los sonidos producidos por otras plantas. Los científicos, irónicamente, tienden a ser rígidos a ideas nuevas. Esto es un absurdo: sabemos que no somos el centro del universo y que estamos limitados por nuestra propia naturaleza. De esto desprendemos que queda aún muchísimo por descubrir, y que aquello que pueden hacer o percibir otros animales o plantas no necesariamente podemos hacerlo nosotros. También estamos conscientes de nuestras potencialidades, de nuestra inteligencia y curiosidad por el mundo a nuestro alrededor. Entonces no nos limitemos a ideas nuevas, a admitir que hay mucho más de nuestro universo de lo que percibimos con nuestros 5 sentidos. Aún hay mucho por descubrir.