lunes, 28 de noviembre de 2016

Los hilanderos de seda

Extracto del episodio 1 de The Hunt, de la BBC

La seda es una fibra natural compuesta de proteínas, con una versatilidad de usos y formas que ha aprovechado incluso el ser humano para la confección de tejidos de gran calidad. El origen de la seda no parece tan noble a la vista del común de la gente: los bichos. Insectos y arañas usan la seda con diferentes propósitos, algunos de ellos fascinantes, y es que la seda es sumamente elástica, mas resistente que el acero (a escala) y en esta entrada los conocerán. 

La seda ha sido usada desde hace millones de años por los insectos en su ciclo vital: cuando las cuncunas han crecido lo suficiente y están listas para convertirse en mariposas o polillas, buscan un lugar adecuado para hacer su metamorfósis: puede ser una oquedad o colgadas de una rama. Hacen su crisálida y algunas especies además se recubren de seda como protección adicional. Las cuncunas de la mariposa cuatro ojos (Polythysana sp.), por ejemplo, construyen una estructura bien llamativa que le brinda protección y amortiguamiento frente a golpecitos. Esto es muy importante para esta especie ya que pasa en este estado alrededor de 5 meses. Curiosamente si uno le da golpecitos a su pupa, ésta te los devuelve.

Izq: pupa; Der: macho adulto de mariposa cuatro ojos (fotos sacada del siguiente link: https://www.veoverde.com/2010/12/el-hombre-que-adopto-una-mariposa/ y Bernardo Segura respectivamente).

Algunas especies aprovechan las propiedades de la seda antes de hacer la metamorfósis. Al ser una presa muy vulnerable frente a la depredación por aves o al parasitoidismo de avispas que las paralizan para alimentar a sus propias crías, algunas cuncunas se construyen refugios uniendo las hojas de las que se alimentan. Esto hace que las aves no puedan verla y que las avispas, en el caso de que las detecten, tengan una barrera que les impida acceder a la cuncuna. Gracias a las propiedades elásticas pero resistentes de la seda, el vaivén de las ramas por el viento no rompe su refugio. Les dejo un video tomado en el bosque Panul, un bosque esclerófilo en la precordillera santiaguina. Vi un manchón de seda con puntos negros que me llamó la atención, luego recordé la estrategia mencionada que usan algunas cuncunas. Los puntos negros son los excrementos del insecto. Al fijarme bien en el árbol donde se encontraba, un litre (Lithraea caustica), noté que estaba lleno y en un momento encontré una a contraluz con la larva adentro reforzando las paredes de su hogar:

Video de Juan Pablo Salgado.

Larvas de avispa parásitoide emergen de su cuncuna hospedera, listas para hacer su metamorfosis, refugiadas entre hilos de seda como puede verse en la foto (foto de Pablo Moreno Vallejos).

Las mariposas y polillas pertenecen al Orden Lepidóptera, que es pariente del Orden Trichoptera cuyas larvas también usan la seda para construir sus hogares. Las hembras de estos insectos depositan sus huevos en cuerpos de agua dulce como esteros o lagos y al nacer las larvas se elaboran una funda a base de ramitas, hojas muertas e incluso granos de arena y guijarros que unen y dan forma por medio de hilos de seda que emanan de su labio, que es una estructura de su boca. Las distintas Familias y Géneros tienen preferencia por distintos materiales y sus diseños suelen ser también específicos. Esto les da la ventaja del camuflaje a la vez que, cuándo son detectados por algún predador o si un ser humano los toma, se esconden en su funda. Gracias a las propiedades resistentes de la seda, su hogar no es destruido por las fuertes corrientes del agua, a la vez que su elasticidad la estabiliza en el caso de las especies que prefieren usar guijarros.
En otros países estos insectos son criados en cautiverio y se les deja a disposición solo materiales preciosos como oro y piedras preciosas para construir sus fundas, de modo que pasan de ser bichos a orfebres. Cuando las larvas se vuelven adultas dejan abandonado su hogar, el cuál constituye una pieza de joyería lista para la venta.

Las dos proyecciones que salen del extremo derecho no son antenas si no ramitas. Cerca del otro extremo pueden verse las patas de esta larva de Trichoptera (foto de Bernardo Segura).

Las crisopas hembra colocan sus huevos colgando de un hilo de seda ya que de esa manera no son detectados por predadores que caminen por las ramas y hojas, como las hormigas (foto sacada del siguiente link: http://www.todoplagas.com/blog/crisopa-verde/).

Sin duda los amos y señores en cuanto a la seda refiere son las arañas. Estos animales usan la seda no solo para cazar, si no también en la reproducción, como protección, etc. Para ello las arañas son capaces de elaborar distintos tipos de seda, recubrirlas de diferentes sustancias y construir telas de distinto diseño acorde al estilo de vida de cada especie.

El tipo de trampa mas antiguo es el de las arañas que hacen tubos de seda en oquedades. La entrada de su hogar tiene proyecciones de seda que, al ser tocados por un insecto u otra posible presa, vibran desplazando las vibraciones hacia el tubo en donde son percibidas por la araña. que sale a capturar su alimento. Las arañas suelen ser capaces de diferenciar las vibraciones causadas por el paso de un insecto de las que causan una ramita o gota de lluvia al caer, debido a que sus presas generan vibraciones repetitivas. Antaño algunas personas en el campo se entretenían de niños engañando estas arañas posando sobre la su trampa y sacudiéndola imitando una presa atrapada.

Foto de Bernardo Segura.

Dos arañas macho buscan aparearse con la hembra que yace en su cueva. En la foto se ve que bajo cada macho hay una red de seda que el fotógrafo propone pueda ayudar para elegir el macho con que aparearse, pero yo propongo que quizá modifica las vibraciones que se transmiten hacia le hembra para que no los confunda con alimento (foto de Bernardo Segura).

Este tipo de trampas tiene la ventaja de ofrecerle a las arañas refugio y protección contra los depredadores. Pero muchas especies construyen telarañas de diseños intrincados. Las clásicas telarañas de forma simétricas poseen una compleja elaboración en la cuál, una vez que la araña ha elegido el sitio adecuado para emplazarla, empieza construyendo el eje vertivcal, luego elaboran los radios de su tela, que son luego unidos por filamentos para otorgarle resistencia. Esta seda, que no es pegajosa, es reforzada luego por filamentos que unen los radios de manera similar a los anteriores, pero que son dispuestos mas cerca  unos de otros y poseen pegamento.
Menos elaboradas son, al parecer, las que fabrican las arañas del Género Austrochilus, nativas de Chile y Argentina, y cuyas telarañas parecen una suerte de diseño psicodélico enmarañado. A lapreciar estas estructuras de cerca se puede diferenciar los filamentos que sirven de andamiaje de aquellos pegajosos, pues estos últimos son mas gruesos.

Telaraña y araña del Género Austrochilus (fotos de Juan Pablo Salgado y Bernardo Segura respectivamente).

No todas las arañas cazan usando la seda para construir telarañas. Las arañas saltarinas (Familia Salticidae) las ocupan como cuerda de seguridad en sus rondas de caza. A medida que se desplazan suelen dejar un rastro de seda de modo que si caen al vacío cuentan con un seguro. 
Las arañas tigre (Scytodes globula) son otra especie que caza sin telaraña. De lentos movimientos al caminar, la araña tigre da caza a sus presas con una increíblemente rápida reacción en la que escupe un chorro de seda que las atrapa e inmoviliza, dejándolas a merced de la cazadora que las muerde y enrolla en seda. Es gracias a esta rápida reacción que la araña tigre es nuestra aliada para combatir a las veloces arañas de rincón (Loxosceles laeta), que constituyen su presa.
La araña cabeza de gato (Mastophora gasteracanthoides) usa también su seda de un modo peculiar. No construye una red para cazar, si no que se instala en un hilo de seda como viga y sujeta con una de sus patas otro hilo mojado con una sustancia pegajosa, mientras su cuerpo emite feromónas capaces de atraer polillas. Cuando las polillas pasan cerca, la araña intenta atraparla sacudiendo su sedal.

Araña cabeza de gato (foto de Pablo Vial).

La seda es tan versátil e importante para las arañas que es incluso usada para la reproducción. En algunas especies las hembras dejan rastros de seda en su camino cuando están listas para aparearse. De esta manera, cuando un macho pasa y encuentra uno de estos rastros, es capaz de guiarse por medio de la seda hasta la hembra. Luego del apareamiento muchas arañas hembra cuidan de sus huevos. Algunas construyen nidos donde los envuelven con seda, pero otras, como la araña tigre, que no cazan con telarañas si no que se deben desplazar continuamente, llevan a su prole consigo envolviendo su masa de huevos con seda para que quede como un fular donde llevar a sus bebés.

Araña tigre con sus huevos (foto de Bernardo Segura Silva).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada