martes, 13 de octubre de 2015

El Quisco (Echinopsis chiloensis o Trichocereus chiloensis)

Foto sacada de www.wikipedia.org

El quisco es un gran cactus columnar endémico de la zona central de Chile. En su zona de distribución destaca siendo el cactus de mayor tamaño, llegando a los 7 metros de alto, tanto en las laderas de exposición norte en los cerros (más secas que las de exposición sur) como en la costa, en acantilados costeros, donde crece la subespecie E. ch. var. litoralis, que tiene las costillas más delgadas y en mayor número.
Este cactus, como todos los de su tipo, almacena agua en sus tallos y desarrolla espinas en vez de hojas para no perder tanta humedad durante la fotosíntesis, que realiza por el tallo verde, y protegerse también de los herbívoros. Aún así, en ocasiones se puede ver que los roedores evaden sus defensas para mordisquear los tallos en busca de humedad en su árido hábitat.

Población de la subespecie costera (foto de Juan Pablo Salgado)

Gran ejemplar creciendo en Parque Nacional La Campana (foto de Catalina Castillo)

Sus flores destacan por su gran tamaño y atraer diversos polinizadores y hormigas que se alimentan de su polen. De dichas flores se genera un fruto dehiscente, es decir, que se abre al madurar dejando expuestas muchísimas semilla envueltas en una pulpa dulce que atrae aves y hormigas que diseminarán las semillas.

Tordos alimentándose de los frutos del quisco (foto de Benito Rosende).

En ocasiones los quiscos se llenan de flores rojas que la gente piensa que pertenecen al cactus. En realidad son las flores de un parásito llamado quintral del quisco (Tristerix aphyllus). Estos parásitos poseen todos sus tejidos dentro del hospedero, con excepción de sus flores y frutos, que comen las aves y que luego, al posarse sobre otro quisco, defecan la semilla lista para germinar.
Algunas especies aprovechan al quisco sin representar un daño para él. El quisco suele ser donde el canastero (Pseudasthenes humicola) hace sus llamativos nidos, aprovechando las espinas para proteger a sus crías de los predadores, y el soldadito (Tropaeolum tricolor), una enredadera nativa, suele trepar por sus espinas en busca de luz.

 
Canastero y soldadito (fotos de la web www.avesdechile.cl y Benito Rosende respectivamente). 

Esta planta incluso nos ha brindado un conocido instrumento musical: el palo de agua, que se elabora a partir del leño que se encuentra en el centro del tallo del cactus. Dicho leño se atraviesa con las espinas del mismo cactus y se llena de semillas de espino (Acacia caven). Al mover o dar vuelta dicho instrumento las semillas chocan con las espinas generando un sonido agradable. Lamentablemente esta práctica puede poner en riesgo las poblaciones de quisco, pues sus crecimientos son muy lentos. Por lo mismo, pueden serse afectados por la extracción de sus tallos por gente que quiere plantarlos en sus casas, o gente que los corta o rompe para ver el "agua" que almacena en su interior.

6 comentarios:

  1. Me gustaría que agregarán sobre esto mismo, que el fruto del Quisco se llama guillay. Tal cual se lee y se puede encontrar en el mes de octubre y noviembre. Así también que el fruto tiene un sabor único y exquisito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! ¿De donde eres? Para saber la(s) localidades donde se le llama así

      Eliminar
  2. Hola. ¿ como se puede cultivar? , ¿ se venden en alguna parte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunos viveros como el que tiene la U. de Chile en el Campus Antumapu deben vender, o quizá en el vivero Pumahuida

      Eliminar
  3. Guillave se llama el fruto del quisco en la cuarta región...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! gracias por tu aporte! Saludos :)

      Eliminar